Nuestro objetivo principal es conseguir que niños con una inteligencia normal, tengan o no dislexia, consigan el éxito escolar, lo que implica:

  • Conseguir los objetivos del diseño curricular contemplando con toda especificidad las dificultades gnósticas y práxicas de nuestros alumnos.

  • Desarrollar las aptitudes cognitivas de cada alumno a través de una metodología determinada.

  • Fomentar o recuperar, si es el caso, la estabilidad psicoafectiva en el alumno, consiguiendo más seguridad y confianza en sí mismo con una mayor autoestima.

  • Conseguir que el alumno aprenda y disfrute por hacerlo y valore positivamente sus progresos, superando la desmotivación y sensación de fracaso, tan característica en los alumnos con dislexia.